Jugueteando con el marxismo: metáforas no muy literales.

Poner en perspectiva una historia de metáforas sacadas de la naturaleza con el objetivo de extraer verdades no metafóricas es a menudo una labor que termina en falta de rigor histórico y demasiada licencia en regocijo literario. Mis reflexiones aquí no son una recriminación a Alfredo Triff, por el contrario, simplemente intento pensar las cuestiones politicas en Cuba desde otras metáforas con un rigor igualmente cuestionable.

El catolicismo existe hoy en día, pero está claro que la iglesia y el estado nunca harían nuevamente una hermandad como se conocía antaño (aunque en cuanto a religiones en particular, en Afghanistan con el Taliban se está desafiando). Así, ese tipo de catolicismo es de una “especie extinta”. Lo mismo se pudiera decir del esclavismo en la antigüedad el cual es también ya una “especie extinta”.

En el texto abajo insertado Alfredo Triff nos habla de “el huevo del cuco marxista en el nido ideológico del cubano liberal progre,” aún a pesar de que la operación inversa, “el huevo del cubano liberal progre en el nido ideológico del cuco marxista” es igual de común en Cuba.

Pero hagamos una pregunta necesaria, ¿qué pasa entonces con el marxismo en Cuba? Si lo comparamos metafóricamente con una especie existente no extinta, ¿no le estaríamos dando mucho más crédito del que tiene? El marxismo es una “especie extinta”, por tanto, cualquier referencia al mismo en sentido metafórico solo es posible si se hablara de algún tipo de vivero de aves al estilo de Jurasic Park en el que reavivar una especie extinta solo crearia creaturas “malnacidas” o incluso “bestiales”.

Así, no puede existir un ave “cuco marxista” a menos que sea como criatura malnacida al estilo de Jurasic Park. No olvidemos esto, los cucos que logran sobrevivir en los nidos ajenos tienen tantas oportunidades de sobrevivir como los huéspedes que lo alimentan. Con el uso de la metáfora del “cuco marxista” hasta se pudiera decir que en cierta manera el marxismo sigue siendo victorioso. Sin embargo, sabemos que tal no es el caso.

Por tanto, dejemos algo claro. El marxismo no tiene ni puede tener el destino de un “cuco marxista” por la simple razón de que los cucos han encontrado adaptabilidad en la cría parasitaria, pero el marxismo como ideología no la ha encontrado ni la encontrará. El problema con esta metáfora es que muestra el marxismo como una ideología adaptativa exitosa cuando no lo es.

Tomemos nuevamente el ejemplo del catolicismo. Como sistema de creencia se ha podido adaptar a la vida secular de sus miembros pero todos sabemos que una unión entre el estado, la iglesia y el poder económico no volvería a suceder. Es así como podríamos entender la adaptabilidad del catolicismo.

Sin embargo, sería absurdo aceptar la adaptabilidad del marxismo bajo los mismos cánones de unión entre el gobierno, la elite socialista y el poder económico. Tal estado de cosas no volverá a suceder, pero tal estado de cosas es el que se desprende de la ideología liberal progresiva de la izquierda de hoy.

Alfredo Triff asocia con el cubano liberal progresivo la ideología zombi marxista de la izquierda hegemónica de hoy. Sin embargo, no son los cubanos liberales los que han traicionado los ideales clásicos liberales, son los liberales dentro del sistema capitalista de hoy los que han traicionado esos ideales. Aquí el énfasis en los liberales del capitalismo debe ser mayor que el énfasis en los liberales del ex comunismo cubano para entender ese mismo híbrido “zombi marxista” infestando la política americana.

La metáfora traída de la naturaleza que encuentro mas apropiada es de hecho la de la avispa parasítica la cual inyecta sus larvas dentro de la oruga sin dañarle ninguno de sus órganos, manteniéndola viva hasta que llegan a controlar y reprogramar el cerebro de la oruga para proteger las nacientes avispas hasta que la oruga lentamente muere de hambre protegiendo las pequeñas avispas.

La ideología marxista es como la intoxicación que invade el cerebro de la oruga en cuyo cuerpo se manifiesta el éxito real no de parte de la oruga sino de parte de las larvas de avispas que la invaden desde adentro. Todo proyecto liberal progresivo hoy o se convierte en oruga con un destino zombi fatal o en larvas de avispas que le dan algo de más vigor al capitalismo que oponen.

Y esa es la ironía de los liberales de hoy. O se quitan finalmente la careta liberal y muestran cuan “marxistas zombi” son o se quitan la careta marxista y muestran cuanto dependen y se alimentan del capitalismo que tanto critican.

Que sean cubanos o americano no es relevante en mostrar esta virulencia marxista que ha atacado el sistema liberal americano.

Uso otras metáforas traídas de la naturaleza para explicar problemas económicos y políticos en Cuba también, pero esta vez referido a los pájaros Manakin en Costa Rica y los Cormoranes en China. Si le interesa, puede leerlo aquí.

Encuentre el texto por Alfredo Triff. Miami Dade College, Arts and Philosophy, Faculty Member abajo.

Genuine tragedies in the world are not conflicts between right and wrong. They are conflicts between two rights. Friedrich Hegel.

Genuine tragedies in the world are not conflicts between right and wrong. They are conflicts between two rights. Friedrich Hegel.